Suscríbete a
nuestra
newsletter
12/Dic/18
Quién no querría estar en el lugar adecuado, en el momento adecuado y con la persona adecuada. Pues, si hablamos de salud digital, esta fórmula ya existe.
Se llama Barcelona Health Hub y reúne a startups, corporates e inversores en un único espacio que -y no es casualidad- se ubica a 50 metros del Hospital Sant Pau; es decir, a la fórmula le sumamos investigación y profesionales de la salud innovadores. Ecuación ganadora.

En octubre fue la presentación oficial de Barcelona Health Hub (¡gracias por invitarnos!) y le robamos algo de tiempo a Luis Badrinas, CEO del Hub y de Community of Insurance, para que nos contara más detalles. Luis, además de gran conversador, es experto en el sector asegurador y un convencido del impacto positivo de la transformación digital. Es, en definitiva, un líder y descubriréis por qué si seguís leyendo.

¿Por qué nace Barcelona Health Hub?

Nace ante la necesidad de contribuir a acelerar la transformación digital en el sector de la salud, e instalar en un mismo sitio el conocimiento y el empuje de e-health.  Barcelona Health Hub, tiene como misión potenciar la innovación en salud digital y su transferencia al sector, uniendo startups, organizaciones sanitarias, empresas e inversores, en definitiva contribuir a mejorar la salud de las personas a través de las tecnologías digitales.

También queremos ser un polo de talento. Las personas que creen en la transformación digital son líderes y necesitan rodearse de una pasión que aquí, con todos los actores reunidos, tenemos. Y, además, en Barcelona, inigualable en clima, belleza de la ciudad, carácter internacional abierto al mundo… The place to be.

Además de un hub sois también una asociación internacional. ¿Qué ofrecéis?

Barcelona Health Hub es una asociación cuya sede está en Barcelona pero que puede tener miembros de todo el mundo. Hay dos formas de estar.

Por un lado, empresas o profesionales pueden asociarse, participar en las juntas, venir a las reuniones que iremos organizando, estar en contacto con todos los asociados y residentes, etc. En definitiva, participar de las actividades sin necesidad de estar ubicados en Barcelona ni en España, tan solo queriendo formar parte del ecosistema, el conocimiento y el networking.

Por otro lado, las empresas pueden instalarse para trabajar desde aquí, ni más ni menos que en el que Recinto Modernista de Sant Pau, Patrimonio de la Humanidad. El objetivo es que haya un 60% de startups y un 40% de corporates. La acogida ha sido estupenda, tanto que en 2019 vamos a ampliar las instalaciones.

 

¿Qué barreras crees que está encontrando la transformación digital?

Si pensamos linealmente siempre encontraremos barreras que el modelo exponencial salta como un tsunami. Las organizaciones exponenciales son aquellas cuyo impacto es, al menos, 10 veces superior, al compararla con sus iguales. Por lo tanto, no es tanto pensar en barreras sino en cómo resolver los problemas. Una organización que esté incorporando la transformación digital tiene 10 veces más presencia que cualquier organización de su mismo estatus. Y esto va a pasar también en salud.

Recordemos que la transformación digital no viene sólo a incorporar tecnología para transformar, sino de transformar las organizaciones aprovechando las ventajas que ofrece la tecnología digital. Por ejemplo, en salud nos va a permitir pasar de paciente a persona, mejorando el servicio con una mayor personalización.

 

¿Y qué se necesita para impulsar esa transformación en las organizaciones?

Líderes. La transformación digital va de liderazgo que, en mi opinión, viene por dos vías. Una, positivismo; pensar que lo que viene es mejor que lo que en estos momentos estamos viviendo. La otra, locus interno, esa voz que te dice que tienes que hacer algo para que las cosas cambien. Por eso el liderazgo es ir más allá de tener una posición favorable y de pasión, es hacer el esfuerzo para que las cosas se muevan.


“La transformación digital necesita líderes y el liderazgo viene por dos vías: el positivimismo y el locus interno que requiere  esforzarse para que las cosas cambien”.


 

¿Cómo ves al sector asegurador, en el que se ha desarrollado tu carrera profesional hasta ahora?

El sector asegurador aporta mucho a la sociedad, ha gestionado muy bien los riesgos y ha pasado la crisis con nota alta; no tuvo que ser rescatado y actualmente es la industria mejor preparada para la transformación digital. La industria aseguradora está ya muy centrada en el cliente-persona.

Un ejemplo es DKV, uno de los primeros asociados que tuvo Barcelona Health Hub y que ha incorporado el evaluador de síntomas de Mediktor a los servicios que ofrece a sus asegurados. No es casualidad, sino reflejo de que hay inquietud y rapidez en la toma de decisiones, además de capacidad de investigación e inversión. También es un caso de éxito de cómo las startups se pueden incorporar al servicio de una corporate.

*Mediktor también está instalado en Barcelona Health Hub. Cristian Pascual nos cuenta las ventajas del hub desde el punto de vista de la startup.

 

Analítica y big data, IA, IOT, ¿cuál es la relación profesional humano-máquina que está por venir?

La robótica va al lado de la humanidad y está aquí para ayudarnos en aquello a lo que el hombre no puede llegar. Un claro ejemplo: el conocimiento es del médico aunque el robot sea quien puede tener el pulso al 100%.

Las decisiones en las organizaciones las toman las personas y la experiencia humana es un factor clave, igual que la gente madura contribuye a la mejora de la rentabilidad de los robots y de la gente joven, porque el conocimiento ataja. Todo esto sin obviar la realidad que establece Singularity University: en 2045 la IA superará la inteligencia humana. ¿Cuál es, entonces, el equilibrio perfecto? Combinar las carreras técnicas con las humanistas.

¿Cómo va a impactar en los puestos de trabajo?

Vamos a perder el 47% de los puestos de trabajo, pero, ¿qué es un puesto de trabajo? En una cadena de producción de botellas es robotizable poner tapones. La clave es transformar las industrias, porque apostar por la robotización no implica renunciar a las personas, sino reenfocar estas a tareas en las que aporten más valor. Y el valor está en pensar, en generar ideas, en buscar soluciones… en las tareas soft, no en las labores repetitivas. Así es como se reorientan las compañías.


“Apostar por la robotización no implica renunciar a las personas, sino reenfocarlas a tareas en las que aporten más valor, como generar ideas o buscar soluciones”.


 

 

 


Comparte:

En este sitio web utilizamos cookies para analizar el tráfico, recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Leer más más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar